Guía IASC sobre Conjuntos de Datos en Común en Preparación y Respuesta a Desastres

De Wiki UMAIC
Saltar a: navegación, buscar

El Guía IASC sobre Conjuntos de Datos Operacionales en Común en Preparación y Respuesta a Desastres es un documento guía solicitado en la reunión 77 del Grupo de Trabajo del IASC. El IASC lo endosó el 1 de noviembre, 2010.

Introducción

El Guía IASC sobre Conjuntos de Datos Operacionales en Común en Preparación y Respuesta a Desastres ha sido desarrollado para ayudar a las autoridades nacionales y las organizaciones humanitarias en el intercambio de datos, así mejorando la efectividad de la respuesta humanitaria. Existen amplias pruebas que apoya la afirmación que los sistemas de manejo de información son un componente esencial de una capacidad de respuesta efectiva.[1] Numerosos retos en el manejo de información surgen cuando se responde a un desastre mayor o un conflicto: grabar los daños a vivienda, infraestructura y servicios; monitorear las poblaciones desplazadas; distribuir una llegada masiva de activos humanitarios; y coordinar el trabajo adentro y entre los Clusters, tanto como docenas de agencias por fuera del enfoque Cluster. La información de línea de base y pos-desastre se recoge y controla por parte de muchos actores autónomos, incluyendo autoridades nacionales, muchos quienes pueden estar trabajando conjuntamente por la primera vez. El dessarrollo e implementación de un marco básico que mejora la inter-operabilidad de los datos recogidos antes, durante y después de una emergencia es esencial para mejorar la capacidad de respuesta.[2]

Estos guías delinean los conjuntos de datos común necesarios para una respuesta en las emergencias humanitarias, tanto como el modelo de gobernanza para el manejo de los datos (i.e., contabilidad y responsabilidad). Los terminos claves se definen para así ayudar en entender los guías; tanto como los estándares técnicos para apoyar la calidad e inter-operabilidad de los datos. Estos guías también reconocen el papel principal del Estado afectado por el desastre organizar, coordinar e implementar la asistencia humanitaria entre su territorio. Para este fin, estos guías buscan asegurar que los conjuntos de datos apoyan los sistemas de información nacional y sus estándares, construyen capacidades locales y mantienen enlaces apropiados con las autoridades gubernamentales nacionales y locales. Siendo así, las agencias buscan fortalecer, no reemplazar o disminuir, los esfuerzos nacionales, incluyendo de las instituciones no parte del enfoque del Cluster o gobierno. Estos guías están diseñados ser utilizados en conjunto con el Guía IASC sobre Planeación para Contingencias de Asistencia Humanitaria y el Guía Operacional sobre las Responsabilidades en el Manejo de Información de Líderes Sectoriales/Cluster y OCHA en el Manejo de Información.

La Asamblea General de las Naciones Unidas en Resolución 59/212 llama a los Estados, las Naciones Unidas y otros actores relevantes, como sea apropiado, asistir en responder a brechas de conocimiento en el manejo de desastres y la reducción de riesgo a través de la identificación de formas de mejorar sistemas y redes para la colección y análisis de información sobre desastres, vulnerabilidad y riesgo para facilitar una toma de decisiones informada con un enfoque específico en datos. Establecer una imagen clara de las necesidades y prioridades basándose en datos disponibles en los primeros días y semanas de una operación de alivio es crítico, aunque esta información puede tomar semanas y hasta meses para compilar. La ausencia de una metodología acordada conjunto o enfoque en definir el perfil de la población afectada por un desastre o conflicto también inhibe un acuerdo sobre la severidad o alcance de la situación.

Una falta de datos pre-existentes y procesos predicibles entre las agencias humanitaria para poder manejar e intercambiar conjuntos de datos también resulta en recursos desperdiciados, esfuerzos duplicados y oportunidades perdidas.

El Marco de Hyogo para Acción 2005-2015 también reconoció que el manejo de información y sistema de diseminación que facilitar un intercambio bi-direccional de información técnica y de gerencia pertinente entre las contrapartes internas y externas es un componente clave en planeación de preparación. El Marco de Hyogo también enfatizó la importancia de recolección y manejo de datos durante una emergencia para así aumentar la rendición de cuentas financieras y de usuarios finales, tanto como un apoyo en la identificación de lecciones para respuestas en el futuro.[3]

La audiencia principal para estos guías son los Equipos Humanitarios de País, compuestos de Coordinadores Residentes/Coordinadores Humanitarios, agencias ONU y otras organizaciones internacionales, la Federación Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja y sociedades nacionales y representantes de ONG, quienes están involucrados en acciones de manejo de riesgo de desastres, particularmente planeación de contingencia inter-agencial para así poder aumentar su nivel de preparación y aumentar su capacidad de responder a las emergencias. En aplicar estos guías, los Equipos Humanitarios de País deben hacerlo con conocimiento de la planeación, capacidades y sistemas de las autoridades nacionales y locales y guiados por los principios de neutralidad e imparcialidad. Las audiencias secundarias son las organizaciones humanitarias respondiendo a una emergencia humanitaria que no estaban involucradas en acciones de manejo de riesgo pre-evento.

Definiciones

Los conjuntos de datos operacionales son conjuntos de datos claves y predicibles necesarios para apoyar las operaciones y toma de decisiones para todo actor en una respuesta humanitaria. Algunos conjuntos, tales como datos sobre la población afectada y daños a infraestructura, cambiarán durante las distintas fases de la respuesta y así tendrán que ser actualizadas y mantenidas frecuentemente. Otros conjuntos, tales como ríos y ubicación de pueblos, probablemente quedarán lo mismo durante la respuesta. Los conjuntos de datos son pro-activamente identificados y mantenidos anterior a una emergencia como parte de las medidas de preparación de datos y se hace disponible por OCHA (o una alterna en el país pre-acordado) entre 48 horas después de una emegencia humanitaria dada. Todos conjuntos de datos deben responder a criterios mínimos en cuanto a su formato y información de atributos de acuerdo a los estándares nacionales.

La inter-operabilidad de los datos es la capacidad de correctamente interpretar los datos que cruzan desde una fuente de información hacía otra (i.e., de un Cluster a otro, o desde un Cluster a una autoridad nacional, etc.) Por ejemplo: si asumimos que Cluster A tiene información que necesitan en Cluster B, luego esos datos en el sistema Cluster son accesibles y se entiende por parte del otro sistema, así se puede comparar los datos. Esto significa una inter-operabilidad de los datos.

Los conjuntos de datos operacionales fundamentales son ellos requeridos para poder apoyar multiples operaciones de Cluster y complementar los conjuntos de datos operacionales en común.[4] Estos conjuntos de datos se caracterizan por áreas temáticos (tales como instalaciones educativas) y se hace disponible tan pronto como sea posible después del inicio de una emergencia, dependiendo en su disponibilidad.

A través de acciones de manejo de riesgo de desastres enfocados, en particular a través del Guía IASC de Planeación de Contingencia para la Asistencia Humanitaria, los Equipos Humanitarios de País podrán utilizar los conjuntos de datos operacionales como un dado, e identifica conjuntos de datos operacionales fundamentales requeridos para poder apoyar en sus circunstancias específicos. Esto incluye un estimado del número de personas que podrían ser afectados por un desastre o conflicto. A través del desarrollo de escenarios, el Equipo Humanitario de País puede asesorar las implicaciones posibles de una amenaza a la población para poder determinar el perfil humanitario de la población. Este perfil incluye: desplazados, no desplazados, familias/comunidades anfitriones, refugiados, muertos, heridos y desaparecidos. En colaboración cercano con las autoridades nacionales, tales acciones de preparación ayudarán en establecer un conjunto de datos en común que facilitarán la inter-operabilidad de la información recolectada durante una respuesta, tanto como apoyar los conjuntos de datos común acordados por el Equipo Humanitario de País.

Para poder apoyar el manejo de los conjuntos de datos en común acordados por el Equipo Humanitario de País, un modelo de gobernanza global debe ser aplicado para poder apoyar la predicibilidad de las acciones de preparación. Existen tres niveles de gobernanza para los conjuntos de datos delineados en este guía: guardián, espónsor y fuente. Los papeles y responsabilidades para cada uno están delineados como sigue:

  1. Guardián: OCHA es el "guardián" de los conjuntos de datos acordados y facilitará la distribución de los "mejores" conjuntos de datos operacionales y fundamentales en común en las emergencias mientras que maneja foros para su actualización y la comunicación para la distribución.[5] Si OCHA no puede proveer este servicio en un país dado, un guardián sustituto adecuado debe ser identificado por los Equipos Humanitarios de País o un cuerpo de toma de decisiones equivalente durante la planeación de contingencia. Asegurar la calidad en el cumplimiento con un mínimo en formatos y características de datos será llevado a cabo por OCHA, o el guardián sustituto, anterior a su distribución. Esto incluirá la asignación de un número GLIDE que será asociado al conjunto de datos después del inicio del desastre natural.[6]
  1. Espónsor: Cada conjutno de datos tiene un "Espónsor" designado quien es el responsable para identificar y ser enlaces con las "Fuentes" relevantes para poder analizar, colacionar, limpiar y lograr consensos alrededor de un conjunto de datos operacional específico.[7] Si sea posible, los espónsores de los conjuntos de datos identificarán de manera proactiva y colacionar la información anterior a las emergencias en la fase de preparación de datos en apoyo del proceso de planeación de contingencia. Si esto no sea posible, los espónsores serán identificados en relación con su conjunto de datos temprano en la emergencia y asumirán responsabilidades relacionadas con su conjunto de datos temático. OCHA mantendrá listas de espónsores de conjuntos de datos al nivel país y global y coordinará entre espónsores de datos.[8]
  1. Fuente: Cada conjunto de datos tendrán una fuente(s) o dueño(s), tales como: autoridad/agencia nacional, Cluster, ONG, Agencia ONU, organización internacional, Cruz Roja/Media Luna Roja Internacional que está de acuerdo con ser el responsable para el desarrollo, mantenimiento y metadatos asociados con el conjunto de datos y controlar las restricciones de distribución.

Mecanismos de Manejo y Distribución

Todos conjuntos de datos estarán manejados y distribuidos a través de un mecanismo apropiado para el país o contexto, tomando en cuenta los sistemas y capacidades nacionales. Los mecanismos podrían incluir un kiosko de información, plataforma móviles, plataforma web o a través de una transferencia digital en una oficina de OCHA o PNUD. Si sea necesario, tablas y productos derivados como mapas o gráficas en papel estará hecho disponible a través de las operaciones de OCHA en el país afectado. Mejores esfuerzos se hace para que los conjuntos de datos están disponibles en el lenguaje del país afectado, especialmente si la emergencia ocurre en la región o país que no utiliza alguno de los idiomas oficiales de la ONU.

Lista de Conjuntos de Datos Operacionales

La siguiente tabla delinea la lista mínima de conjuntos de datos en común que debe ser incluido en el Plan de Contingencia de los Equipos Humanitarios de País. Con la excepción del conjunto de datos del Perfil Humanitario, cual será un estimado desarrollado a través del desarrollo de escenarios, y las Estadísticas de Población, todos los demás conjuntos de datos son geográficos.[9]

Tabla de Conjunto de Datos Operacionales en Común

Luego de un evento, el conjunto de datos del Perfil Humanitario inicialmente se derive de indicadores proxy, evaluaciones rápidas y análisis de sensores remotos. Este conjunto de datos tendrá que ser revisado y actualizado mientras que información de evaluaciones de necesidades más comprehensivos se recoge y se hace disponible. El propósito del conjunto de datos del Perfil Humanitario es poder ayudar en determinar el nivel de asistencia de alivio que puede ser requerido. La asistencia de alivio se define como: "la provisión de asistencia o intervención durante o inmediatamente después de un desastre para alcanzar una preservación de vida o necesidades básicas de subsistencia de los afectados. Puede ser inmediato, de corto plazo o una duración extendida.[10]

Referencias

  1. Samia Amin & Markus Goldstein (ed), Data Against Natural Disasters: Establishing effective systems for relief, recovery, and reconstruction, World Bank, 2008
  2. ibid
  3. United Nations, Disaster Preparedness for Effective Response Guidance and Indicator Package for Implementing Priority Five of the Hyogo Framework, Geneva, 2008
  4. El concepto de "fundamental" se derive de "Conjunto de Datos Geoespaciales Fundamentales para Africa", Craig Schwabe, Human Sciences Research Council (HSRC) 2005, pero se expande el concepto para incluir conjuntos de datos no geográficos también.
  5. Guardián: entidad responsable para liderar foros para lograr un consenso general a través de los conjuntos de datos definidos, colacionando información de espónsores y distribuyendo los datos a través de un mecanismo apropiado.
  6. GLobal IDEntifier Number (GLIDE) es un código identificador único para desastres - (http://www.glidenumber.net/)
  7. Espónsor: Cluster, Agencia o entidad nacional responsable para identificar y enlazar con "fuentes" relevantes para analizar, colacionar, limpiar y lograr consensos alrededor de un conjunto de datos específico.
  8. Fuente: Dueño de un conjunto de datos específico con sus restricciones sobre desarrollo, mantenimiento, metadatos y distribución.
  9. Luego de que un evento resulta en una emergencia humanitaria, los conjuntos de datos y sus arreglos de gobernanza deben ser diseminados ampliamente a través de canales nacionales, regionales y globales para así poder apoyar la inter-operabilidad de la información pertinente a la emergencia. Esto se debe hacer lo más pronto posible y no más de 48 horas después de un evento.
  10. Hay una importancia en mantener los conjuntos de datos operacionales luego de un evento. Los datos apoyarán en la reducción de riesgo de desastres y el trabajo de análisis de riesgos del Programa Global de Identificación de Riesgos (GRIP en inglés) liderado por PNUD tanto como el Marco de Evaluación de Necesidades y Recuperación Pos-Desastre.

Enlaces Externas