Coordinación humanitaria

De UMAIC Wiki
Saltar a: navegación, buscar

En el campo del trabajo humanitario, la coordinación humanitaria y sus respectivos mecanismos tratan de mecanismos orientados a coordinar entre los miembros de la comunidad humanitaria. En el Sistema de las Naciones Unidas, existen dos aspectos claves de la coordinación: la coordinación estratégica y la coordinación operacional.

La coordinación humanitaria requiere el desarrollo de estrategias en común con contrapartes por dentro y por fuera del Sistema de las Naciones Unidas, identificando necesidades humanitarias, desarrollando un plan de acción realista, monitoreando progreso y ajustando los programas como sea necesario, convocando foros de coordinación, movilizando recursos, respondiendo a problemas comúnes a los actores humanitarios, y administrando mecanismos y herramientas de coordinación.

Coordinación Estratégica

La coordinación estratégica incluye el direccionamiento general y planteamiento de objetivos entre el programa humanitario. También requiere la distribución de tareas y responsabilidades y asegurar que:

  • estas están reflejadas en un plan estratégico de acuerdo a los mandatos de cada Agencia
  • hay incidencia para los principios humanitarios y el negocio de acceso humanitario.
  • se asegura la movilización de recursos para el programa, cuál responde a las prioridades como fueron acordados en el plan estratégico
  • se monitorea y evalua la implementación general del programa para asegurar que las circunstancias y restricciones cambiantes están identificadas y que haya respuesta
  • se crea enlaces con participantes militares y políticas de la comunidad internacional, incluyendo la ONU

Coordinación Operacional

La coordinación operacional compromete la coordinación sustantiva en su relación a los Cluster específicos, zonas geográficas y grupos de beneficiarios. Las Agencias que juegan un papel en la coordinación entre un área de experticia particular toman el papel de Cluster Lead. También se debe involucrar la creación de servicios comunes para la comunidad humanitaria en áreas como seguridad, telecomunicaciones y logística.

Marcos y principios éticos

Parte de entender "como coordinar" también significa tomar tiempo mirar a las éticas y los principios sobre cuál se funda la acción humanitaria y qué significa servir personas con necesidades. Los marcos éticos ayudan a cada uno pensar sobre cómo administrar la asistencia para que la provisión de la asistencia en sí no sirve para amenazar, empeorar o exponer a personas o hacerlos más vulnerables por las complejidades de una emergencia humanitaria. Uno de los principios subyacentes es acción sin daño. Este concepto fue levantado al nivel internacional por Mary Anderson con la publicación de su libro, Acción sin daño: Cómo la ayuda puede apoyar paz o guerra. Mientras que ella estudió el contexto de conflicto, el principio de acción sin daño aplica a todo esfuerzo de respuesta humanitaria. En la práctica existen siete pasos en el proceso de desarrollar intervenciones que intentan asegurar que el impacto de la ayuda es positivo y por lo menos, neutral. Obviamente los proveedores de la ayuda tienen que tener un entendimiento comprehensivo del contexto de emergencia; deben analizar el impacto potencial de su asistencia; y, deben monitorear la implementación con atención a su impacto sobre grupos afectados. Los Principios de la Colaboración, relacionados con la Plataforma Humanitaria Global, también apoyan en éste area.

Ver también

Enlaces Externos